«Dedicado a fortificar y animar al Cuerpo de Cristo.»

Rocío Espiritual

Por Sra. Charles Cowman

    «Seré a Israel como el rocío…» (Os. 14:5).

    El rocío es una fuente de frescura.  Es la provisión de la naturaleza para renovar la superficie de la tierra.  Cae de noche, y si no fuese por él, moriría la vegetación.  Este gran valor del rocío es el que se reconoce con mucha frecuencia en las Escrituras.  Se usa como símbolo de refrigerio espiritual.  Lo mismo que la naturaleza está bañada de rocío, así también el Señor renueva a los Suyos.  En Tito 3:5, el mismo pensamiento de refrigerio espiritual lo encontramos relacionado con el ministerio del Espíritu Santo, «la renovación del Espíritu Santo.»

    …Diariamente debes recibir la renovación del Espíritu Santo.  Tu sabes cuándo toda tu existencia se mueve con el vigor y frescura de la vida divina, y cuando te sientes cansado y consumido.  La quietud y la absorción trae el rocío.  Por la noche cuando la hoja y la brizna reposan, los poros de los vegetales se abren para recibir el baño refrigerador y fortaleciente, así también el rocío espiritual viene a nosotros cuando permanecemos quietos por un cierto tiempo en la presencia del Maestro.  La prisa te impedirá que recibas el rocío.  Espera delante de Dios hasta que te sientas saturado con Su presencia; y después marcha a cumplir con tu próximo deber con el nuevo frescor y vigor de Cristo (Dr. Pardington).

    – Tomado de Manantiales En El Desierto.

Comuníquese con nosotros

 
Heraldo de Su Venida
P.O. Box 279
Seelyville IN 47878 USA

 
E-Mail:
info@heraldofhiscoming.org

Haga un comentario.