«Dedicado a fortificar y animar al Cuerpo de Cristo.»

Mirad Que No Os Turbéis

Por W. C. Moore

    En Juan 16:33 Cristo dice, «…En el mundo tendréis aflicción; pero confiad, Yo he vencido al mundo.»

    Como Capitán sabio, Cristo nos despierta y previene, para que estemos ALERTAS acerca de las condiciones terríficas que se esperan; y en medio de la confusión y angustia del mundo, Él desea que Sus seguidores, Su pueblo renacido, no participen en la consternación y el terror del mundo por una parte, ni en la indiferencia o el fatalismo del mundo por otra parte.  Él nos informa de los eventos venideros para que estemos listos de encontrarlos, para que glorifiquemos a Dios en medio de cualquier condición que venga, y para que estemos llenos de confianza en el poder de Dios de guardarnos, sea lo que sea la condición que nos enfrente o que se nos plantea.

El cuidado especial de Dios para Su pueblo

    En Isaías 43, el Señor nos muestra de una manera maravillosa el hecho de que Sus hijos son objetos de Su cariño especial, y que toda cosa le está sujeta, así que Él controla tanto las condiciones como a nosotros.  «Ahora, así dice Jehová, Creador tuyo…No temas, porque Yo te redimí; Te puse nombre, Mío eres tú.  Cuando pases por las aguas, Yo estaré contigo; y si por los ríos, no te anegarán.  Cuando pases por el fuego, no te quemarás, ni la llama arderá en ti» (Is. 43:1-2).

    Él es el Protector poderoso, amante, fiel y vigilante de nuestras vidas, y es también el Maestro de las aguas y de la llama; así que ni la inundación ni el fuego puede adelantarse ni una pulgada más allá de lo que Él permita.  ¡Y este poder del Todopoderoso se ejerce sin cesar en beneficio de Sus propios hijos confiados!

Resistencia alegre

    «…Corramos con paciencia [resistencia alegre] la carrera que tenemos por delante» (Heb. 12:1).  El Señor tiene una obra maravillosa que hacer en nosotros, por probar nuestra fe.  Podemos esperar que Su amor inalterable nos permitirá estar probados y tentados para que salgamos como oro (1 Pe. 1:7; Job 23:10).  «No perdáis, pues, vuestra confianza, que tiene grande galardón; porque os es necesaria la paciencia, para que habiendo hecho la voluntad de Dios, obtengáis la promesa» (Heb. 10:35-36).

Estimulados a la fe

    Dios nos quiere estar verdaderamente estimulados – conmovidos al fondo de nuestro ser – pero conmovidos y estimulados a la fe, no al terror o a la duda o temor.  «…No temas; cree solamente…» (Lc. 8:50).

    «Cuando estas cosas comiencen a suceder, erguíos y levantad vuestra cabeza, porque vuestra redención está cerca» (Lc. 21:28).

Comuníquese con nosotros

 
Heraldo de Su Venida
P.O. Box 279
Seelyville IN 47878 USA

 
E-Mail:
info@heraldodesuvenida.com

Haga un comentario.