«Dedicado a fortificar y animar al Cuerpo de Cristo.»

La Fe Que Recibe

Por Alvin VanderGriend

    «Tengan fe en Dios, respondió Jesús; les aseguro quetodo lo que estén pidiendo en oraciónlo obtendrán» (Mc. 11:22-24).

    La fe es un requisito de la oración verdadera.  Las oraciones sin fe son incompletas.  Millones de oraciones han sido hechas sin fe y, por lo tanto, han fracasado en su intento.  No han sido oraciones verdaderas.

    La asombrosa promesa que Jesús hace en Marcos 11:24 parece ofrecer demasiado.  ¿Cómo puede Dios ofrecer hacer «todo lo que pedimos en oración»?  ¿Y por qué tantos creyentes han pedido, con fe en Dios, y no han recibido respuesta?

    La dificultad que nos presenta este pasaje en realidad es la dificultad de comprender la fe.

    Tendemos a pensar en la fe como una posesión personal que existe totalmente dentro de nosotros.  Creemos que si tenemos suficiente fe, recibiremos lo que pedimos y, en caso contrario, no lo recibiremos.

    La fe no es simplemente una posesión.  Es un aspecto de una relación.  No es algo que poseemos, como una idea o un sentimiento.  La fe siempre involucra a otra persona.  Confía que otra persona pensará o actuará de cierta manera.  Por ejemplo, durante los años en que vivieron mis padres, yo sabía que me darían la bienvenida cada vez que los visitara.  Confiaba en que ellos me querían y estarían dispuestos a ayudarme en cualquier ocasión.  En otras palabras, yo tenía fe en ellos.  Esa fe estaba basada en lo que yo sabía de ellos.  La fe en Dios es igual.  Es una convicción respecto a quién es Dios, cómo actuará siempre.

    Orar con fe es una convicción interna de que Dios actuará de acuerdo con nuestros deseos si solamente creemos con sinceridad.  Involucra la creencia de que Dios siempre responderá nuestras oraciones de acuerdo con Su naturaleza, Sus propósitos y Sus promesas.

    Dios no quiere que simplemente Le lancemos pedidos, esperando que algunos serán contestados.  Él quiere que pidamos, sabiendo que Él está ahí, reclamando lo que Él ha prometido, confiando en que actuará de acuerdo con Su naturaleza y Sus propósitos.  Eso es orar con fe.

    Cuando uno le pide a alguien algo de buena fe, no le pide algo que esa persona no estaría dispuesta a dar.  Por ejemplo, yo nunca les pediría a mis padres que me dieran más de mi parte de la herencia.  Los conozco demasiado bien como para hacerles un pedido tan egoísta e injusto.  Del mismo modo, si usted realmente conoce a Dios, sólo le pedirá lo que esté de acuerdo con Su voluntad y no cualquier cosa en forma egoísta.

    Si usted desea ser más fuerte en la oración, debe hacerse más fuerte en la fe.  Si desea hacerse más fuerte en la fe, debe llegar a conocer mejor a Dios.  Si desea llegar a conocer mejor a Dios, pase más tiempo con Él, leyendo Su Palabra y escuchando Su Espíritu.

Para reflexionar

    ¿Por qué cree que Dios ha hecho que la fe sea una condición tan indispensable para la oración?

    ¿Qué puede hacer usted para aumentar se fe?

Orar

    Alabe a Dios por ser confiable.

    Pídale a Dios que le aumente la fe, para que pueda orar con más poder.

    Agradezca a Dios por Su disposición de escuchar y responder las oraciones que usted Le hace con fe.

    Confiese cualquier falta de fe que pueda descubrir en sí mismo.

Acción

    Pruebe este experimento de oración de fe.  Lea Santiago 1:5, «Si a alguno de ustedes le falta sabiduría, pídasela a Dios, y Él se la dará, pues Dios da a todos generosamente sin menospreciar a nadie  Note que revela la naturaleza de Dios y una promesa Suya.  Si usted está seguro de la naturaleza de Dios, según lo revelado en este versículo, y seguro de que Dios cumplirá Su promesa, pídale sabiduría en conexión con algún asunto práctico que está enfrentando en este momento.  Crea, sin dudar, que Dios la proveerá.  Agradézcale con anticipación por la sabiduría que Él proveerá.  Siga pidiendo y confiando hasta que reciba la sabiduría que pidió.

    – Tomado del El Amor Por La Oración por Alvin VanderGriend.  Copyright © 2008.  Usado con permiso del autor.