«Dedicado a fortificar y animar al Cuerpo de Cristo.»

Yo Soy El SEÑOR…

    «Yo soy el SEÑOR; ¡ése es Mi nombre!  No entrego a otros Mi gloria…» (Is. 42:8).

    «Porque Yo, el SEÑOR, hablaré, y Lo que diga se cumplirá sin retraso…» (Ez. 12:25).

    «…Yo soy el SEÑOR, que les devuelve la salud» (Ex. 15:26).

    «Conságrense a Mí, y sean santos, porque Yo soy el SEÑOR su Dios.  Obedezcan Mis estatutos y pónganlos por obra.  Yo soy el SEÑOR, que los santifica» (Lv. 20:7-8).

    «Así dice aquel cuyo nombre es el SEÑOR, Él que hizo la tierra, y la formó y la estableció con firmeza» (Jr. 33:2).

    «Yo soy el SEÑOR, Dios de toda la humanidad.  ¿Hay algo imposible para Mí?» (Jr. 32:27).

    «Porque Yo soy el SEÑOR tu Dios, Yo agito el mar, y rugen sus olas; el SEÑOR Todopoderoso es Mi nombre» (Is. 51:15).

    «Yo soy el SEÑOR tu Dios, que te sacó de la tierra de Egipto.  Abre bien la boca, y Te la llenaré» (Sal. 81:10).

    «Así dice el SEÑOR, tu Redentor, quien Te formó en el seno materno: ‘Yo soy el SEÑOR, que ha hecho todas las cosas, Yo solo desplegué los cielos y expandí la tierra…’» (Is. 44:24).

    «Así que no temas, porque Yo estoy contigo; no te angusties, porque Yo soy tu Dios.  Te fortaleceré y Te ayudaré; Te sostendré con Mi diestra victoriosa» (Is. 41:10).

    «Yo, Yo soy el SEÑOR, fuera de Mí no hay ningún otro salvador» (Is. 43:11).

    «Desde los tiempos antiguos, Yo soy.  No hay quien pueda librar de Mi mano.  Lo que Yo hago, nadie puede desbaratarlo» (Is. 43:13).

    «¡Vean ahora que Yo soy Único! No hay otro Dios fuera de Mí…» (Dt. 32:39).

    «Yo soy el SEÑOR, su Santo; soy su Rey, el Creador de Israel» (Is. 43:15).

    «Soy Yo mismo el que los consuela…» (Is. 51:12).

    «Así dice el SEÑOR, el SEÑOR Todopoderoso, Rey y Redentor de Israel: Yo soy el Primero y el Último; fuera de Mí no yah otro dios» (Is. 44:6).

    «Porque así dice el SEÑOR, Él que creó los cielos; el Dios que formó la tierra, que la hizo y la estableció; que no la creó para dejarla vacía, sino que la formó para ser habitada: ‘Yo soy el SEÑOR, y no hay ningún otro’» (Is. 45:18).

    «…Yo soy el Dios Todopoderoso.  Vive en Mi presencia y sé intachable» (Gn. 17:1).

    «Si alguien ha de gloriarse, que se gloríe de conocerme y de comprender que Yo soy el SEÑOR, que actúo en la tierra con amor, con derecho y justicia, pues es lo que a Mí me agrada – afirma el SEÑOR –» (Jr. 9:24).

    «Quédense quietos, reconozcan que Yo soy Dios.  ¡Yo seré exaltado entre las naciones!  ¡Yo seré enaltecido en la tierra!» (Sal. 46:10).

    «Yo, el SEÑOR, no cambio…» (Mal. 3:6).