«Dedicado a fortificar y animar al Cuerpo de Cristo.»

Oh SEÑOR, Eres…

...mi Luz y mi Salvación (Sal. 27:1)

...mi Fuerza y mi Canción (Is. 12:2)

...mi Esperanza y mi Confiado (Sal. 71:5)

...mi Socorro y mi Libertador (Sal. 70:5)

...mi Roca y mi Fortaleza (Sal. 31:3)

...mi Protector y mi Salvador (2 Sam. 22:3)

...mi Escondite y mi Escudo (Sal. 119:114)

...mi Gloria y Tú mantienes en alto mi cabeza (Sal. 3:3)

...mi Alegría y mi Deleite (Sal. 43:4)

...mi Rey y mi Dios (Sal. 84:3)

...mi Pastor (Sal. 23:1) y mi Paz (Jc. 6:24)

    «Por tanto, digo: ‘El SEÑOR es todo lo que tengo.  ¡En Él esperaré!’» (Lam. 3:24).