«Dedicado a fortificar y animar al Cuerpo de Cristo.»

Cartas De Ustedes

Demostrando el poder del Espíritu Santo obrando a través de la página impresa

VENEZUELA

    Le saludo muy respetuosamente en el nombre que es sobre todo nombre el nombre de Jesucristo el Hijo del Dios Viviente.  Reciban esta semilla de fe, amor y esperanza, solo Dios sabe lo que me han ayudado todos estos largos años desde que me conecte con vosotros su revista Heraldo de Su Venida.

ARGENTINA

    Gracias por el envió del Heraldo de Su Venida.  ¡Es de mucha bendición para mi vida!  Deseo seguir recibiéndolo.  ¡Gracias!  ¡Bendiciones!

    Otro escribe:  Quería saludarlos en el Señor…Hace años recibí el Heraldo de Su Venida acá en Argentina…Era una de las pocas publicaciones bien bíblicas y ortodoxas que se podían leer y bien doctrinarias.  Por favor, continúe enviando.

COLOMBIA

    Buenos días.  He recibido el Heraldo de Su Venida y ha sido de gran bendición lo distribuir entre mis hermanos agradezco me sigan enviando.  Dios les bendiga abundantemente.

CUBA

    Estuve recibiendo el Heraldo de Su Venida pero no pude comunicarme con ustedes para reafirmar la suscripción y me gustaría retomarla de ser posible.  Su revista es da gran bendición a mi vida y los jóvenes de mi iglesia aquí.  Pido a Dios que bendiga siempre su ministerio.

    Otro escribe: Que nuestro Señor los bendiga proporcionándole mucha salud, y mucha fuerza para seguir en comunión con Él, también espero que la fe sobreabunde en sus corazones y que la misericordia del Señor sea para con nosotros.  Gracias a ustedes al Señor he adquirido sabiduría y entendimiento, y gracias le doy al Señor por quitarme por el camino correcto.  Les pido que oren por mí familia para que el Espíritu Santo habérnosle en nuestras abrías y nuestros corazones.  Gracias a Dios por permitir que los periódicos de Heraldo de Su Venida sigan llegado a mis manos, también le doy gracias al por no perder la fe en mí y escribirme.  Ha sido un regalo de Dios y de todas las hermanas.  Me gustó mucho el periódico.  De Heraldo aprendió algunas de Sus enseñanzas y las comparto con otros hermanos que se encuentran recluidas igual que yo.  Así aprendemos más cada día de las escrituras y sobre el propósito que tiene el Señor para nuestras vidas.

ESTADOS UNIDOS/FLORIDA

    Gracias a Dios y a ustedes por envíame mi primer Heraldo de Su Venida. Una vez lo leí de un compañero y hermano de prisión y me lleno tanto de su palabra que lo solicitud por vía correo.  Ya hasta había olvidado que lo había pedido cuando me llego en esto días, ya comencé a leerlo porque sé que o la palabra que Dios quiso darme en estos momentos difíciles que esta humanidad está pasando. Yo me encuentro en prisión y lo voy a compartir con los demás hermanos para que al igual que yo sean edificado en la palabra.  Este ejemplar #207 tiene temas tan importantes como la fe y también como combatir la ansiedad para que la fe no mengue. Gracias a todos lo que contribuyen en el Heraldo de Su Venida para que la Palabra viva de Dios sea llenada a cada persona de una forma clara y precisa y con mucha bendición como lo ha sido para mí.

ESTADOS UNIDOS/TEXAS

    Hola mis hermanos espero que al recibir esta carta se en cuenten bien de salud como son mis mejores deseos. Les escribo para darles las gracias por mandarme el Heraldo de Su Venida.  Pues siempre trato de sacarle todo el provecho que puedo porque siempre tiene muchas cosas buenas que me ayudan en mi vida espiritual.  Yo le pido a nuestro Dios que los sigue bendiciendo.

    Otro escribe:  Los saludo en el precioso nombre de nuestro amado y fiel Señor y salvador Cristo Jesús, rogando a Dios Padre que cuando esta humilde carta llegue a vuestras manos, se encuentren ustedes y todos vuestros seres queridos gozando de todas las bendiciones que solo en Cristo podemos hallar.

    Hermanos, aparte que la presente es con el fin de saludarlos, es también para expresarles mi agradecimiento por los tantos números del Heraldo de Su Venida que siempre me han enviado, artículos que me han ayudado en gran manera en mi vida espiritual y seguir creciendo en la fe para ayudar a otros.

    Aprovechando esta carta quiero rogarles el favor que cuando ustedes puedan le envíen uno de vuestros números del Heraldo de Su Venida a mi querida hija, la cual radica en la bella República de Colombia….

    De esta forma de despido de ustedes, orando para que el Señor los proteja de todo mal y continúe dándoles fortaleza para que ustedes continúen desarrollando tan maravillosa labor.