«Dedicado a fortificar y animar al Cuerpo de Cristo.»

La oración y el avivamiento

Por Sammy Tippit

    Mientras leo las Escrituras y estudio las historias de los grandes avivamientos, normalmente el Espíritu de Dios toca algún corazón o algún pequeño grupo de corazones de personas, y Él los llama para orar y buscar Su rostro.  A continuación hay un movimiento del Espíritu de Dios entre Su pueblo donde hay quebrantamiento, confesión, arrepentimiento, perdón y limpieza.  Hay una gran proclamación de la Palabra de Dios que produce después una gran cosecha evangelística.

    La clave para orar y ver que Dios se mueve y el trabajo es orar según Su voluntad.  Su Palabra nos dice lo que es Su voluntad.

    Cuando usted ora según la Palabra de Dios, usted está orando la oración de avivamiento.  Usted está orando para la gloria y el honor de Jesucristo. Cuando usted ora así, Dios hará cosas extraordinarias.  Él moverá cielo y tierra para que Él pueda manifestar Su gloria.  ¡Cuando nuestros corazones tienen un latido del corazón, un propósito, un deseo, y esa es la gloria de Dios – no la grandeza de nuestra iglesia, no la grandeza de nuestro ministerio – pero oh, ¡que Dios pueda ser glorificado!  ¡Cuando ésa es nuestra pasión, cuando ése es nuestro deseo, cuando ése es nuestro corazón, ¡Dios hará cosas extraordinarias!