«Dedicado a fortificar y animar al Cuerpo de Cristo.»

La vieja Cruz

Por George Bennard

En una colina lejana se alzaba una vieja Cruz,
El emblema del sufrimiento y la vergüenza;
Y amo esa vieja Cruz donde el más querido y mejor
Por un mundo de pecadores perdidos fue sacrificado.

En la vieja y rugosa Cruz, manchada con sangre tan divina,
Veo una belleza maravillosa;
Porque en esa vieja Cruz Jesús sufrió y murió
Para perdonarme y santificarme.

A la vieja y escabrosa Cruz siempre seré fiel,
Su vergüenza y reproche llevaré con gusto;
Entonces Él me llamará algún día a mi hogar lejano,
Donde Su gloria por siempre compartiré.

Así que apreciaré la vieja y escabrosa Cruz,
Hasta que por fin deje mis trofeos;
Me aferraré a la vieja Cruz,
Y algún día la cambiaré por una corona.