«Dedicado a fortificar y animar al Cuerpo de Cristo.»

La Vigilia Del Señor

Por Dave Butts

    En mayo de 1995, tuve el privilegio maravilloso de pasar varias semanas en Korea del Sur para asistir a una conferencia que se trataba de misiones. Uno de los elementos sobresalientes de mi visita allá fue la oportunidad de poder participar en los servicios de adoración en la iglesia más grande del mundo. La Iglesia Evangélica de Yoida del Pastor David Yonggi Cho con sus 800,000 miembros es algo realmente emocionante de ver y sentir. El papel de la oración en su establicimiento y en su crecimiento es un hecho muy bien conocido. Lo que posiblemente no sea tan bien conocido es el papel de la Vigilia del Señor, o sea la oración constante.

    La Iglesia Evangélica de Yoida mantiene varias montes de oración que están llenos día y noche con cristianos orando. Yo pasé varios días en uno de los montes koreanos y me quedé completamente amaravillado con la pasión y la intensidad de la oración que existían. Inclusive para los que no van al monte de oración hay oportunidades para pasar la noche entera en oración. Cada viernes por la noche, el sanctuario con asientos para 25,000 se llena con cristianos que pasan la noche entera juntos en oración. Dios ha honrado a esa clase de dedicada oración con sus abundantes bendiciones que la mayoría de las congregaciones en cualquier parte del mundo ni se imaginan posibles.

    Oración…día y noche…oración constante…24 horas al día…7 días de la semana…Dios parece estar llamando a Su Iglesia que vuelva a esa clase de dependencia desesperada que debe tener hacia Él. Muy lejos de ser solamente una moda pasajera o una respuesta emocional, ese tipo de movimiento de oración es simplemente uno de volver a las Escrituras. La Palabra de Dios se brota con ambos mandamientos y ejemplos que se tratan de la Vigilia del Señor…sin usar necesariamente ese término, pero seguramente demostrando el concepto de la oración constante, de día y noche.

    Es Jesús quien claramente une el concepto de velar con el de orar. En Mateo 26 en el Jardín de Getsemaní, Jesús les dijo a tres de Sus discípulos, "velad conmigo" (v. 38). Entonces en verso 39, Él fue un poco más allá, se postró sobre Su rostro y oró. Después de Su temporada de oración, Él regresó al lugar donde había dejado a sus discípulos y los encontró dormidos. "¿No pudieron mantenerse despiertos conmigo ni una hora?" (v. 40). "Velad y orad" Él continuó en verso 41 y entonces por segunda vez se retiró y oró. Cuando Jesús les pidió que velaran con Él y entonces Él empezó a orar, les estaba demostrando a ellos (y a nosotros) que vigilar significa orar.

    Lo que sí debe ser exitante para nosotros es la realización de que eso es solamente la culminación de muchas Escrituras que apuntan al pueblo de Dios al poder de la Vigilia del Señor. Hay muchos pasajes de la Biblia que hablan de eso. Quizás el ejemplo mejor conocido sea el de Isaías 62:6-7: "Jerusalén, sobre tus muros he puesto centinelas que nunca callarán, ni de día ni de noche. Ustedes, los que invocan al SEÑOR, no se den descanso; ni tampoco lo dejen descansar, hasta que establezca a Jerusalén y la convierta en la alabanza de la tierra."

    Miren al énfasis que se le da a la oración durante la noche en las Escrituras siguientes:

    Joel 1:13 – "Vístanse de duelo y giman, sacerdotes; laméntense, ministros del altar. Vengan, ministros de mi Dios, y pasen la noche vestidos de luto, porque las ofrendas de cereales y las libaciones han sido suspendidas en la casa de su Dios."

    Salmo 134:1 – "Bendigan al SEÑOR todos ustedes sus siervos, que de noche permanecen en la casa del SEÑOR."

    Salmo 63:6 – "En mi lecho me acuerdo de ti; pienso en ti toda la noche."

    Salmo 22:2 – "Dios mío, clamo de día y no me respondes; clamo de noche y no hallo reposo."

    Génesis 32:22-24 –"Aquella misma noche Jacob se levantó, tomó a sus dos esposas, a sus dos esclavas y a sus once hijos, y cruzó el vado del río Jaboc. Una vez que lo habían cruzado, hizo pasar también todas sus posesiones, quedándose solo. Entonces un hombre luchó con él hasta el amanecer."

    Exodo 12:42 – "Aquella noche el SEÑOR la pasó en vela para sacar de Egipto a los israelitas. Por eso también las generaciones futuras de israelitas deben pasar esa noche en vela, en honor del SEÑOR."

    Nehemías 4:9 – "Oramos entonces a nuestro Dios y decidimos montar guardia día y noche para defendernos de ellos."

    Esta lista pudiera continuar con inferencias del Nuevo Testamento de este modelo o ejemplo de oración por la noche, inclusive mirando a Hechos 1:14. "Todos, en un mismo espíritu, se dedicaban a la oración, junto con las mujeres y con los hermanos de Jesús y su madre María." Este verso habla de los prímeros creyentes antes de Pentecostés quienes oraban juntos y constantemente. Pablo habló en varios lugares de noches sin dormir y de unas noches que él pasó luchando en oración.

    Hermanos, nuestros antecesores habían elevado a la oración a un nivel totalmente nuevo. ¡Día y noche derramaron sus corazones ante Dios y Él los oyó! Y Él derramó Poder de lo alto respondiendo a las oraciones de Su pueblo. Y hoy día todavía Dios desea hacer lo mismo. Nosotros no podremos cambiar nuestros hogares, nuestras ciudades, nuestra nación o nuestro mundo a través de nuestros planes y programas, sino exclusivamente a través del Poder de Dios que viene como respuesta a las oraciones de Su Iglesia.

    Mahesh Chavda, en su libro, La Vigilia del Señor, nos recuerda que "sobre todo, acuérdense de que Dios es el primer Vigilante."

    "A las montañas levanto mis ojos; ¿de dónde ha de venir mi ayuda? Mi ayuda proviene del SEÑOR, creador del cielo y de la tierra. No permitirá que tu pie resbale; jamás duerme el que te cuida" (Salmo 121:1-3).

    ¡Vamos a juntarnos con el Señor de la Vigilia!