«Dedicado a fortificar y animar al Cuerpo de Cristo.»

¡Ayude A Salvar A Nuestra Nación!

Por George T. B. Davis

    Daniel Webster declaró: «Si cumplimos los principios enseñados en la Biblia, nuestro país seguirá prosperando y de prosperar; pero si nosotros y nuestra posteridad descuidan su instrucción y autoridad, ningún hombre puede decir cómo súbitamente una catástrofe puede sobrevenirnos, y puede enterrar toda nuestra gloria en una profunda oscuridad.»

    ¿Cuál es la cosa singular que salvará a nuestro país del desastre en esta hora de peligro mortal? ¡Es la súplica seria al Omnipotente Dios con un arrepentimiento incondicional!

    Permítaseme hacer una sugerencia práctica: una gran cantidad de los que leen estas líneas deben apartar cinco minutos todas las mañanas para la oración intercesora por el presidente de nuestra nación [o primer ministro], por los miembros del congreso [o parlamento], por los jueces y por otros líderes, que ellos puedan volverse al Señor y puedan buscar Su sabiduría y decisiones para el bien de nuestro país. Oremos también por la bendición de Dios sobre los pastores, padres, maestros y estudiantes en nuestras escuelas.

    Usted podría prestar un verdadero servicio uniendo su familia en oración para el arrepentimiento y avivamiento en nuestro país. Usted también puede animar a su pastor para que tenga un tiempo de oración por nuestro país en la mañana del domingo o en el culto de la tarde. Quizás usted podría acordarse de reunirse con algunos amigos o vecinos todas las semanas para orar para que nuestro país pueda volver a Dios y no ser destruido. La oración personal y unida y el arrepentimiento harán más para salvar a nuestro país que todos los armamentos y las conferencias de paz puedan lograr alguna vez. ¡Por consiguiente, permítanos ponernos para orar!

    – Extractado de Sunday School Times.