«Dedicado a fortificar y animar al Cuerpo de Cristo.»

Una Nueva Llamada Para Oración Extraordinaria

Por Dave Butts

    Jamás en mi vida he visto yo a tanta gente orando o a tantas personas pidiendo que otros oren por ellos, como he visto desde el ataque terrorista del 11 de septiembre aquí en los Estados Unidos. Con frecuencia ha sido el caso que las grandes tragedias traen a una ola de gran oración. Me alegro mucho de que la primera reacción de tantos haya sido de buscarle a Dios en esta hora tan difícil. Sin embargo mi preocupación es que sea una búsqueda de poca duración. Es muy fácil dejar que nuestra atención esté llamada que vuelva a lo que llamamos "normal." Desafortunadamente "normal" quiere decir vida sin Dios y sin una dependencia de Él en oración. Yo creo que es esencial que nosotros mantengamos nuestra primera reacción.

    La Iglesia desesperadamente necesita responder y además necesita llamar de nuevo a la oración extraordinaria. La oración extraordinaria es una clase de oración que pasa lo que se ha esperado en el pasado. Es la clase de oración que puede hacer actuar al poder de Dios en medio de un mundo nuevo que nos enfrenta – un mundo de incertidumbre, miedo y guerra.

    La Biblia anota tiempos de oración extraordinaria como éste. Un buen ejemplo ocurrió en el Libro de Ester. El crisis allí tuvo que ver con las vidas de cada judío que fue cautivo en Babilonia. Un decreto había sido pronunciado que resultaría en la liquidación de los judíos. La Reina Ester iba a poner en peligro a su propia vida con ir a hablarle al Rey en defensa de su pueblo; pero antes de hacerlo, ella pidió a su pueblo que oraran y que ayunaran por tres días para su misión, que fuera exitosa. Oración extraordinaria llevó a cabo una liberación extraordinaria.

    El Libro de Esdras nos da otro buen ejemplo de oración extraordinaria. Esdras se estaba preparando para ir a cabeza, de ser el líder, de un grupo de exilados de regreso de Babilonia a Jerusalén. El rey inclusive había ofrecido tropas para su protección durante el viaje peligroso. Pero Esdras había rechazado a las tropas diciendo que Dios Mismo los protegería. Mientras se congregaba la gente, Esdras empezó a darse cuenta de lo peligroso que iba a ser el viaje y de que ellos no deberían de dar por sentado que iban a tener la protección de Dios. Entonces, llamó al pueblo a humillarse, a orar y a ayunar en preparación por el viaje. Dios oyó y contestó a las oraciones y les concedió un viaje seguro hasta su destinación.

    Hay muchos ejemplos de esto en la historia moderna. El gran predicador, Charles H. Spurgeon, fue usado por Dios para traer a muchos al Reino, y en el proceso una iglesia fue fabricada en Londres. El llamó a su gente a la oración extraordinaria si es que quisieran ver a la mano de Dios obrando en su iglesia. El escribió, "Queridos Amigos, no sabemos lo que haga Dios para nosotros si solamente oramos por una bendición del Espíritu Santo…¿No hemos tratado de predicar sin tratar de orar? ¿No les parece que la Iglesia haya extendido su mano de predicación, pero no su mano de oración? ¡Oh, Queridos Amigos! Agonicemos en oración y vendrá a pasar que este edificio de música sentirá los suspiros y los llantos de los penitentes y las canciones de los convertidos. Y no seguirá pasando que esta gran multitud venga y se vaya como lo hace ahora sin ningún cambio espiritual, sino que multitudes se irán de este edificio alabando a Dios y diciendo — ¡Qué bueno es estar aquí; no fue nada menos que la casa de Dios y la misma puerta del cielo! ¡Anímense a orar!"

    En los Estados Unidos los avivamientos que se conocen por los Grandes Despertamientos llegaron en contestación a los cristianos que se congregaron para orar extraordinariamente. Muchas veces llamados "Conciertos de Oración," Dios usó a estas asambleas para despertar a Su gente. Robert Bakke en su maravilloso libro, THE POWER OF EXTRAORDINARY PRAYER (El Poder de La Oración Extraordinaria) escribe, "El Concierto de Oración nació de convicciones que dicen con certeza que no importa qué oscura o qué iluminada la hora en que vivamos. Dios está al punto de hacer algo más grande que jamás ha hecho. Además, el Concierto de Oración dijo que Dios no avanzaría con sus planes cada vez más magníficos y maravillosos hasta que los cristianos se pusieran de acuerdo con Él y entre sí mismo acerca de lo que Dios iba a hacer. Una gran visión lúcida del reino terrestrial de Cristo estaba enfocada delante de sus ojos — con cada nación, y cada pueblo, tribu y lengua unidos como una sola compañía, un solo cuerpo, ante el trono de Dios, Cristo el Hijo y el Espíritu. Fue una visión exigente que no dejaría a los cristianos mi descansar ni soltar a Dios hasta que el reino de Dios penetrara cada aspecto de sus vidas." (Página 133)

    Vuelva a leer esa última frase de Bakke: "Fue una visión exigente que no dejaría a los cristianos ni descansar ni soltar a Dios hasta que el reino de Dios penetrara cada aspecto de sus vidas." ¿Jamás ha usted hecho una decisión de orar así? ¿No solamente que Dios nos bendiga o que nos proteja – sino una decisión, una dedicación a orar hasta que "el reino de Dios penetre a cada aspecto de nuestras vidas"? Esta no debe ser una acción tomada por cristianos individualmente. ¿Acaso ha hecho la iglesia suya una decisión tal de orar extraordinarimente para que obre Dios Su Gran Poder? La clave al Concierto de Oración fue que los cristianos se juntaron para orar extraordinariamente como solían hacer en la Iglesia primitiva.

    Estamos viviendo en una época que no es "normal." Lo que antes ha sido normal para nosotros en nuestras vidas de oración y en nuestra experiencia cristiana, ya no será suficiente en esta hora. ¡Dios nos está llamando a la oración estraordinaria! ¿Cómo responderá usted?